Content

NeoFronteras

Una pequeña gran historia

sábado 13 febrero 2016 - Tipo: Editorial

Nadie lo podría haber dicho hace 1300 millones de años. En esa época, sobre la Tierra, no había animales, ni plantas, ni un triste insecto. Sólo había microorganismos. A la vez, a una grandísima distancia de estos microbios, en un rincón del Cosmos, dos agujeros negros se arremolinaban en espiral hasta su fusión en uno solo. La potencia del evento fue 50 veces la de todas las estrellas del Universo observable a la vez. El proceso convirtió el equivalente de tres masas solares en energía, una energía que se propagó en forma de ondas gravitacionales. Pero en el vacío del espacio no te pueden oír si no tienes los oídos adecuados o no estás escuchando.

Nadie podría haber asegurado, ni siquiera una avanzada civilización extraterrestre que pasara por aquí, que esos microbios evolucionarían hasta convertirse en animales complejos e incluso en animales inteligentes. Hay una cadena de herencia evolutiva ininterrumpida que une a cada humano de la actualidad con algunos de esos microorganismos, una cadena que sobrevivió a extinciones masivas y todo tipo de cataclismos. Milagrosamente, contingentemente, estamos aquí ahora para disfrutar del momento.

Mientras tanto, el pulso de ondas generadas por esa colisión tan violenta se propagaba esféricamente a partir de un punto, encogiendo y estirando el espacio y el tiempo a su paso, haciendo de emisario, una vez más, de la gravedad, transportando información. Pero, como la piedra que interrumpe la quietud de la superficie acuosa de un lago y se propagan a lo lejos, estas ondas se hacían cada vez más débiles según se extendían sobre una región de espacio cada vez más grande, una región vasta, gigantesca.

Hace unos cuatro siglos esos animales que evolucionaron hacia seres más o menos inteligentes descubrieron que se podía usar un método, la ciencia, para adquirir conocimiento objetivo sobre el Universo y todo lo que contiene. La ciencia empezó entonces a desarrollarse. Al principio lentamente, luego mucho más rápido.

Cien años antes de que llegara a este planeta el pulso de ondas de aquella colisión, un físico teórico deducía con lápiz y papel que su Teoría de la Relatividad General predecía la existencia de ondas gravitacionales. Era Einstein y, una vez dedujo lo débiles que estas ondas debían ser, creyó que jamás se detectarían. Posteriormente, a lo largo del tiempo, varios científicos intentaron detectarlas, pero sin demasiado éxito. Normal, todos asumían que era imposible. Aunque las pistas indirectas permitían albergar esperanzas de su existencia.

Foto

Algunos pensaron que si se pudieran detectar se abriría una nueva ventana para observar el Cosmos, muy distinta a la habitual de las ondas electromagnéticas, así que esta gran posibilidad no podía ser desaprovechada. Esas ondas debían de estar allí, propagándose por el espacio vacío, hablando sobre lo que ocurre en el Cosmos y pasaban desapercibidas. Así que 25 años antes de las ondas gravitatorias del suceso considerado nos alcanzasen, estos ingenuos humanos consiguieron convencer a los políticos para que les financiaran la construcción de unos nuevos y grandes detectores para conseguir así captarlas. Y se dedicaron a hacer algo que parecía imposible. Algo también arriesgado, pues su éxito no estaba para nada asegurado y podría ser el fin de algunas carreras científicas y la tumba de mucho dinero.

Los científicos, que no suelen reparar en razas, países u otras mezquindades se organizaron internacionalmente. Miles de colaboradores de 25 países trabajaron durante este tiempo para alcanzar la meta.

Al principio no conseguían detectar nada. Construir el sistema para medir distancias más preciso jamás concebido no era fácil. Así que se esforzaron más y recrearon modelos numéricos más precisos y solicitaron más fondos para mejorar las instalaciones. Tuvieron que empujar la tecnología hasta sus límites, pues incluso las fluctuaciones cuánticas de los átomos de los espejos tuvieron que ser controladas. Al final crearon unos monumentos a la perseverancia capaces de medir variaciones de una diezmilésima parte del diámetro de un protón en 4 kilómetros. Es increíble, fascinante, casi imposible, lo que pudieron hacer en esta callada tarea.

Al poco de actualizar el sistema, cuando todavía estaba en pruebas, el pulso de ondas gravitacionales generado hace 1300 millones de años cruzó los brazos de 4 km de los detectores y el hecho fue registrado. ¡Quién lo hubiera dicho! Fue el 14 de septiembre de 2015. Toda la óptica, tecnología láser, sistemas de vacío y de criogenia desarrollados durantes meses, años, décadas y siglos tomaron significado en ese momento. Las ondas observadas eran tal y como se habían predicho. Tal y como se habían predicho.

Como Galileo al apuntar un telescopio al cielo por primera vez, estos científicos pudieron ver el Cosmos con otros ojos. Era como aprender una nueva lengua y empezar a entender a todo un pueblo y su cultura. El Universo nos había estado hablando durante todo este tiempo en el lenguaje de las ondas gravitacionales, pero no podíamos oírlo. A partir de ese momento ya no pasarían desapercibidos sucesos cósmicos que antes nos eran desconocidos y se podrían ver objetos en el Universo que nunca antes habíamos visto. Se inauguraba un nuevo tipo de Astronomía observacional.

Esta hazaña intelectual, este logro histórico, nos habla de la mejor parte del ser humano, la parte que le acerca a las estrellas, la parte que nos muestra que si nos unimos, si colaboramos, somos capaces realizar las cosas más grandes, nobles y bellas. Estos seres, que son una de las maneras, quizás la única, que tiene el Universo de contemplarse a sí mismo, tienen una segunda oportunidad sobre la Tierra y el perdón temporal de los dioses o de la Naturaleza antes de que les caiga la lluvia de fuego y azufre. Tienen la posibilidad de superar los problemas que se ciernen sobre ellos, que en gran parte han creado ellos mismos, y buscar la justicia, la belleza y la sabiduría que sólo el conocimiento puede proporcionar.

Hoy somos más grandes que hace unos días, hemos llegado más lejos, somos más sabios. Agradezcamos a los que nos precedieron el poder beber ahora del cáliz del éxito científico.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/opinion/?p=109

Ilustración: Colaboración LIGO.

13-02-2016  »  NeoFronteras

Comentarios: 6

  1. Isaak Solavera
    13 febrero 2016 @ 10:23 pm

    Que pedazo de artículo! Mis más sinceros aplausos, me ha encantado.
    Gracias por compartirlo.

  2. tomás
    14 febrero 2016 @ 8:59 am

    Hay en este artículo frases de extraordinaria filosofía social: “Los científicos, que no suelen reparar en razas, países u otras mezquindades…”. Todo humano debiera ser así. Nadie debiera discriminar por lo que se cita expresamente ni, al buscar en esas mezquindades, encontrar estatus, género, edad, religión, inteligencia, capacidad física, etc.
    También todo el penúltimo párrafo: en el que destacan: “… nos muestra que, si nos unimos, si colaboramos, somos capaces de realizar las cosas más grandes, nobles y bellas”. (…) “… y buscar la justicia, la belleza y la sabiduría que solo el conocimiento puede proporcionar”.
    Otras, a los aficionados, simplemente nos asombran sin medida: “… incluso las fluctuaciones cuánticas de los átomos de los espejos tuvieron que ser controladas”. O: “… capaces de medir variaciones de una diezmilésima parte del diámetro de un protón en 4 kilómetros”.
    Uno se pregunta cómo es posible tantísima precisión.
    Enhorabuena para todos nosotros, los humanos.

  3. NeoFronteras
    15 febrero 2016 @ 12:29 am

    Estimado Tomás:
    Los científicos son humanos, no tan diferentes de cualquier otra personas. Muchas veces no es una cuestión de ideales. Simplemente viven en un mundo social y bajo unas reglas tales que no pueden ser extremadamente mezquinos. Algunos lo intentan o lo intentaron, pero se quedan relegados.

  4. Miguel Ángel
    16 febrero 2016 @ 4:08 am

    Creo que Neo tiene razón en que no tiene necesariamente que ser una cuestión de ideales, pero luego dice más abajo “..y buscar la justicia, a belleza y la sabiduría que solo el conocimiento puede proporcionar”. ..y aquí estoy absolutamente de acuerdo:
    Yo creo que el potencial más impactante que tiene el conocimiento es que es capaz de cambiar el fenotipo de la persona que en él se adentra. Cambios fenotípicos en la forma de pensar y en el comportamiento: el conocimiento puede llevar al individuo a TRASCENDER.
    Y…¡¡cuidadín!!, que este trascender supone una metamorfosis que incluso se da de bofetadas con las premisas de la evolución…
    Me explico: como seres vivos que somos estamos sujetos a las reglas de la evolución, lo cual implica no ver la realidad, sino reproducirnos como los escarabajos que usaba de ejemplo D. Hoffman.
    Sin embargo, por vía del conocimiento podemos observar desde las nubes, es decir, desde otra perspectiva distinta a la que la evolución nos había llevado y conseguir salir -solo un poco- de la prisión del subjetivismo irracional. Marvin Levine describe ese trascender usando estas mismas metáforas en “Look down from clouds”:

    “Pero nosotros, a quienes el Cosmos moldeó
    durante miles de millones de años
    para encajar en este lugar, sabemos que fracasó.
    Porque podemos cambiar nuestro molde,
    alargar un brazo por entre los barrotes
    y, como Escher, liberarnos.

    Y mientras las ballenas
    están eternamente confinadas en los mares,
    ascendemos por las olas,
    y miramos la tierra desde las nubes”.

    …Y ciertamente, esa misma impresión he tenido escuchando y leyendo este hermosísimo a Neo: como si estuviese viéndolo todo desde las nubes en una experiencia cognitivo-emocional fascinante…”Rex tremendae”

    Todavía fascinado, mi más sincera felicitación y abrazo, queridísimo amigo y maestro Neo.

  5. Miguel Ángel
    16 febrero 2016 @ 4:21 am

    He debido borrar una línea en el penúltimo párrafo, decía: “este hermosísimo homenaje de Neo a esta pequeña y, a la vez, gran historia”

  6. NeoFronteras
    17 febrero 2016 @ 9:09 am

    Apreciado Miguel Ángel:
    Muchas gracias por sus palabras, aunque no sé si mi modesta contribución merece tantos elogios.